Location, Sheffield. UK
+44 07784055607
info@davidrivashuete.com

Formación para la realidad

Senior Consultant Security & Intelligence Services

Formación para la realidad

Llevo implicado en tareas de formación desde el año 1996 y a nivel internacional dos años después, Octubre del 98 fue mi primera salida al exterior, en todos estos años he tenido también la oportunidad primero de formarme a nivel operativo, y después de aprender de mis alumnos al tiempo que impartía mis enseñanzas, pero si algo he mantenido siempre, es el deseo de utilizar en mis clases solo aquello que está actualizado, probado y demostrado por un elevado número de policías, militares y contratistas.

Mi forma de entender la profesión es bastante simple: trabajo las bases porque es lo que salva situaciones complicadas, olviden los mitos de los cursos con técnicas secretas, sobre todo esos llamados “nivel superior”, porque en nuestro trabajo, los diplomas no salvan vidas, solo el conocimiento y la práctica realista.

El único nivel superior que existe, consiste en ejecutar lo básico, en cualquier momento, bajo cualquier circunstancia y contra cualquier adversario, todo lo demás son fuegos artificales que en nada ayudan y menos aportan.

Otro punto que a ciertos niveles comprendo, pero no comparto en otras situaciones, es el fácil recurso de contar largas anécdotas personales sobre lo buenos que éramos y lo mucho que hicimos, hablar de la historia de las armas y la munición o utilizar semanas en aprender quién diseñó el fiador de la pistola que portaba Patton en Italia.

Todas esas cosas son cultura general si, importantes quizá, pero no tanto cuando nos enfrentamos al problema, cuando alguien dispara, no importa quién diseñó tu arma o a que velocidad sale el proyectil por la boca de fuego, lo que importa es tu capacidad para asimilar la situación, romper el bloqueo creado por el Síndrome General de Adaptación, disparar con acierto y a ser posible desde una posición parapetada, todo lo demás insisto, son flores que adornan el jarrón.

Los programas de entrenamiento en el Siglo XXI debe adaptarse a lo que es el combate actual, no a lo que fué o a lo que nos gustaría que fuese, cualquiera que haya estado bajo fuego, sabe que el momento es caótico, dinámico, todo se mueve a cámara lenta, perdemos mucho oído, nos sacude el efecto túnel y la adrenalina fluye por el cuerpo, sin embargo escucho a instructores decir que hay que contar la munición durante el combate o que debemos tomar rodilla en tierra para cambiar el cargador, solo puedo decir una cosa, nunca estuvieron bajo fuego enemigo.

Situaciones como la protección de personas en México, Brasil, Nigeria, Libia o Iraq pone en entredicho la mayoría de cursos dictados por el mundo y acercan a los agentes de seguridad a una nueva dimensión, donde se usa lo que sirve en la mayoría de situaciones (por estadística y comentarios de otros profesionales) y se desecha todo aquello que requiee de movimientos o técnicas muy elaboradas, pues como es sabido, las capacidades motoras complejas se reducen durante una situación de alto estrés y nos quedan aquellos movimientos simples o profundamente mecanizados y asimilados.

Tengo la fortuna de haber entrenenado muchos grupos tácticos y de protección de personas, habiendo recibido felicitaciones por mi trabajo en varios países, mi mayor orgullo fué la carta que recibí procedente del Ejército del Aire español, tras el despliegue de un grupo de seguridad durante un año de operaciones en Kabul, Afganistán, regresaron sanos y salvos, sin sufrir bajas y por supuesto con su Principal en perfectas condiciones, el General a quién prestaban servicio, era el máximo responsable de operaciones NATO en el país asiático.

Lo que pretendo explicar y solictar, es la necesidad de programas de formación policial, militar y de seguridad, actualizados, basados en los últimos acontecimientos y situaciones realistas, aplicando nuevas tecnologías, elaborando modelos de entrenamiento basados informes recientes de confrontaciones y operaciones, uso intensivo de escenarios con equipos de oposición -los célebres Red Team-, coordinando actividades y unidades  locales, estatales y federales, conjugando medios terrestes y aéreos, incorporando Medicina Táctica, Negociación, Rotura de Contacto, Comunicaciones caídas, Explosivos y cualquier otro elemente que ayude en la preparación de los servidores públicos y privados que cuidan nuestra sociedad.