Location, Sheffield. UK
+44 07784055607
info@davidrivashuete.com

¿Está Venezuela capacitada para enfrentarse a USA?

Senior Consultant Security & Intelligence Services

¿Está Venezuela capacitada para enfrentarse a USA?

En los últimos días, la tensión entre el gobierno ilegítimo de Nicolas Maduro y la administración norteamericana, hacen temer una confrontación por la entrega de ayuda humanitaria a través del puente que une Colombia con Venezuela, la pregunta que está en el aire se refiere a una potencial confrontación y si las tropas de Madura tiene capacidad de combate para enfrentarse al coloso USA.

Apoyos que mantiene Maduro

Son pocos los países que en público apoyan de forma clara al gobiernoilegal de Maduro y lo hacen por razones muy dispares.

  • Rusia utiliza el país como una plataforma de presión militar y de influencia frente a Estados Unidos, y tiene interés en recibir el pago de la deuda que Maduro mantiene por valor de 17.000 millones de dólares.
  • China es el gran consumidor de petróleo y cualquier materia prima disponible, bien sabido es el hambre energética del dragón asiático.
  • Los casos de Cuba y Bolivia son diferentes, Cuba no solo mantiene una importante actividad de inteligencia mediante la presencia del G2 y militares, recibiendo a cambio el preciado oro negro del que carece la isla socialista.
  • Evo Morales y su narco-economía tienen una plataforma de distribución de la coca con salida al mar, mediante el uso de los puertos y aeropuertos venezolanos.

Hasta aquí, la sucinta realidad de los apoyos que aún recibe el ex-presidente venezolano, frente a la comunidad internacional que reconoce a Juan Guaidó como legítimo presidente interino del país caribeño.

Capacidad militar

Las fuerzas venezolanas cuentas con una cifra indeterminada, según algunas fuentes tendría 85.000 soldados y según diversos medios, llegaría a 145.000 militares, bien es cierto que Maduro cuenta con sacar de entre sus huestes hasta 2 millones de milicianos.

Los números cuando hacen referencia a personal militar, no tienen mucha transcendencia si no se ponen en perspectiva respecto a sus capacidades de combate, que dependen de varios factores, incluyendo medios materiales, doctrina, mandos y… entrenamiento continuado de primer nivel. Es aquí donde las fuerzas bolivarianas de Maduro dejan mucho que desear, con una infantería entrenada para la lucha en la jungla, un escenario que no se va a dar. Una fuerza aérea con muy pocas, poquísimas horas de vuelo y una Marina de Guerra escasa, con medios ribereños o costeros en mayor medida.

Por otra parte, resulta muy dudoso que, Maduro disponga de armas suficiente para armar dos millones de paramilitares, con una fábrica de rifles Kalashnikov, que nunca ha entrado a pleno servicio en la producción del modelo AK104.

Quienes representan una amenaza por su experiencia represora y de operaciones urbanas, son los miembros de la Policía y del SEBIN, la temida inteligencia venezolana, entrenada y supervisada por el G2 de Cuba.

El país cuenta con radares de apertura sintética Made in China, que recibió hace ya unos años, con la duda sobre su capacidad operativa, actualización de software y mantenimiento, problema que también afecta a los sistemas antiaéreos, cazas rusos Su-30Mk2 y tanques vendidos por Putin.

¿Realmente las fuerzas militares estarían dispuestas a luchar?

Si analizamos el fenómeno del Socialismo Bolivariano, vemos que está íntimamente ligado al ejército y al difunto Hugo Chávez, Teniente coronel, golpista y líder revolucionario. Hasta hace poco, los militares mantenían cierta lealtad al régimen de Maduro, pero ha comenzado a decaer, el hambre es mal socio para una revolución y esos jóvenes soldados acarician la idea de comer tres veces al día y mantener a sus familias de modo digno, algo que no pueden en la actualidad, salvo aquellos ligados al narcotráfico.

Conozco bastante a fondo el país, he trabajado en muchas ocasiones desde 1998 hasta el año 2008, veinte años en los que tuve la oportunidad de conocer a personal civil, policial, militar y de inteligencia, pude ver como el sistema se deterioraba y como aquellos que comenzaron apoyando a Chávez, mostraban sus dudas respecto a la revolución y sus consecuencias, no creo que hoy, en el año 2019, exista una predisposición a luchar contra un cambio de régimen. Como dijo Napoleón: un ejército marcha sobre sus estómagos, con la tripa vacía, hay menos intención de combate.

El Cártel de los Soles

Bien sabida es la existencia del llamado “Cártel de los Soles”, en referencia a los soles que llevan en sus hombros los generales venezolanos, un grupo delictivo manejado por Diosdado Cabello, quién ostenta el dudoso honor de pertenecer a la lista de objetivos de la DEA, la agencia antidroga de EEUU.

Muchos de los militares y policías que están reprimiendo las protestas populares tienen vinculación con este grupo criminal organizado, una de las mayores agrupaciones delictivas encargadas del transporte y distribución de drogas desde el Caribe a EEUU y Europa, tanto por avión, como desde Puerto Cabello, su más famosa y corrupta terminal marítima.

No parece probable que la mayoría de la tropa presente armas frente a una entrada de fuerzas norteamericanas protegiendo la ayuda humanitaria, la única opción viable para Maduro sería el envío de uniformados de su confianza al famoso puente Simón Bolivar, sobre el Río Táchira, pero esto debilitaría sus operaciones urbanas. La posibilidad de un ataque directo a las tropas de Estados Unidos supondría una declaración de guerra, que sería vista como agresión por la comunidad internacional y llevaría a una intervención de sus vecinos en Brazil y Colombia.

Cual puede ser la reacción de Maduro

El ex-presidente se sabe acorralado y con una salid complicada, prueba de ello es el reciente discurso en que reta a Guaidó, a convocar elecciones para “presentarse y ganar”, un hecho que jamás sucederá, ni las elecciones en que él pueda presentarse, ni que pueda ganar, ambos hechos son parte de la escenificación para sus seguidores, puro teatro.

Maduro está buscando una salida honrosa que no llegará, en que pueda justificar su salida del poder. También está a la búsqueda de un destino en que pueda exiliarse para terminar sus días libre y disfrutando de la riqueza acumulada durante estos años en el poder.

Ahora todo depende de lo que ocurra el día 23 de Febrero, cuando las tropas norteamericanas crucen la frontera desde Cucutá en Colombia, con la ayuda humanitaria que tanto necesitan los venezolanos.

Lo que importa ahora, es pensar en un modelo de transición para el día después, como llevar la democracia a un país que la desconoce y como instalar la prosperidad a un país que fue envidia en el pasado y merece un mejor futuro.